viernes, diciembre 07, 2018

¿Sabrán los niños españoles que Gibraltar es inglés por culpa de los catalanes...?

Bajo el peñón de Gibraltar hay una playa denominada Catalan Bay (bahía catalana).


Catalan bay, a pesar de ser un punto importante de concentración turística, debe su nombre a un hecho histórico. El que marca el inicio de la relación moderna entre Catalunya y Gibraltar. En 1704, hace más de tres siglos, ya había estallado la Guerra de Sucesión y de Secesión hispánica, que enfrentaba al Borbón y al Habsburgo, o sea, Corona de Castilla contra la Corona Catalano-aragonesa. Y que significa también, Francia y la España castellana, contra media Europa.
Gibraltar, plaza estratégica de primer orden, se convirtió en objetivo prioritario de los aliados anti-borbónicos. Inglaterra y Holanda, potencias navales, no entendían la guerra de otra forma que con el control de los mares.


El 4 de agosto de 1704 una armada aliada comandada por el inglés George Rooke -que poco antes había destruido la flota española del Tesoro ante las costas de Vigo- y por el alemán Georg von Hessen-Darmstad -que había sido lugarteniente de Catalunya con el último Habsburgo hispánico- bombardeó hasta la extenuación -por la costa de poniente- la plaza de Gibraltar. A su vez, una compañía formada por 350 infantes de marina catalanes, valencianos y mallorquines, dirigida por el valenciano Joan Baptista Basset -que alcanzaría la categoría de héroe en el Sitio de Barcelona de 1714- desembarcaba prácticamente sin oposición en el sector de levante del peñón y tomaba por la espalda las defensas de la fortaleza. La infantería de marina de Basset -que combatía en nombre del candidato Habsburgo y eso significa del proyecto confederal hispánico- significativamente plantaba la bandera cuatribarrada en la playa de La Caleta, que a partir de aquel momento se llamaría Catalan bay.


Más tarde el Borbón regalaría Gibraltar a los británicos. De buen grado y con todas las consecuencias. En la mesa de negociación de Utrecht renunciaba a Gibraltar a cambio de que los británicos retiraran el apoyo militar a los catalanes. A partir del hecho, el Gobierno de Londres consideró necesario crear una población estable que confirmara la soberanía en previsión a futuras reclamaciones. Malteses, genoveses y menorquines acudieron al llamamiento del Gobierno de Londres para repoblar, en condiciones muy beneficiosas, la colonia -entonces ya tenía este rango- de Gibraltar, territorio británico de ultramar. En cambio, los primeros británicos -al margen del personal funcionarial, por descontado- llegaron posteriormente. Serían, curiosamente, un grupo de la comunidad sefardí -descendientes de judíos hispánicos- de Londres. Todos juntos crearon una nueva realidad social, política, cultural y económica que no tenía ningún vínculo ni con los viejos gibraltareños castellanos, ni con la nueva España de fábrica borbónica.




1 comentario :

  1. Vaya, esperemos que algun dia la Reina de Inglaterra vaya a la Catalan Bay a tomarse un baño.

    ResponderEliminar