martes, octubre 22, 2013

Sir David Edward: La UE hará de mediadora entre Catalunya y España.

Es curioso que desde Europa van confirmando lo que este blog escribe, cosas como que no hay ningún tratado europeo que hable sobre expulsar a un estado que se separe ya lo comenté aquí .

Del mismo modo que muchas veces he recordado que la España residual quizás es la que debería renegociar su permanencia en la UE...


Lenta salida de la UE
Dado que los tratados no prevén como afrontaría el caso de separación de un estado miembro, el catedrático emérito de la Universidad de Edimburgo opina que se debe buscar la respuesta en el espíritu del derecho comunitario. En caso de que esto fuera imposible, habría que recurrir al derecho público internacional , las doctrinas de sucesión de estados.

Es curioso que los que tienen cara amable están a favor de la verdad...

Sir Edward carga contra la tesis de la expulsión automática de Barroso por varias razones:

Por una parte, recuerda que el derecho europeo sí regula cómo se debe proceder cuando un estado miembro quiere salir de la UE. El proceso nunca es inmediato. Parte de un período de negociación y los tratados dejan de estar de aplicación cuando se llega a un acuerdo que debe ratificar el Parlamento Europeo o bien dos años después de la notificación primigenia al Consejo Europeo.

Según Sir Edward, el Tratado de Lisboa ( artículo 50 ) requiere un tiempo negociador para la retirada de la UE implica un complicado entramado de relaciones presupuestarias, legales, políticas, financieras, relaciones comerciales y personales, derechos y deberes. Y es que no sólo los ciudadanos del estado saliendo han adquirido derechos de ciudadanía y libre movimiento de bienes, personas, servicios o capital con el resto de la UE, sino que también lo han hecho con ellos los ciudadanos de todos los Estados miembros. Por lo tanto, sugiere que una eventual independencia debe inspirarse en este procedimiento .
De hecho, remarca que, si la tesis de Barroso se cumple, el estado que se independiza (con sus ciudadanos y el área territorial y marítima) quedaría en un "limbo legal" en relación con el resto de la UE hasta que no se negocia un nuevo tratado de adhesión . De la noche a la mañana, los estudiantes de Erasmus europeos perderían sus derechos, por ejemplo. Y las aguas entre Escocia y Noruega no serían competencia de la UE, con todos los problemas de seguridad que ello conllevaría. Unas hipótesis poco probables. Y es que Edward no entendería que los redactores de los tratados hayan previsto una negociación previa en caso de retirada y, por el contrario, no se produzca en el caso de una independencia. Por ello, defiende que no se puede prever ningún automatismo, ni de salida ni de permanencia garantizada del nuevo estado dentro de la UE. La solución, dice, es negociar a partir de la estructura y el espíritu del derecho comunitario.

Modificar los tratados
Sir Edward también plantea dudas en cuanto a la creencia generalizada de que Escocia se convertiría en un nuevo estado y el resto del Reino Unido (que también varía ) sería el estado sucesor; el heredero de los derechos y obligaciones internacionales del antiguo Reino Unido.

Plantea qué pasaría con Flandes y Valonia: si se asume la extinción del Reino de Bélgica, cuál de los dos territorios sería el estado sucesor? La lógica de la teoría de Barroso sugeriría que ambos serían nuevos estados; hacia el sucesor. Por tanto, las instituciones europeas, incluso el mismo despacho del presidente de la Comisión, se encontrarían en un tercer país... (tal como comenté en este post).

Es así como el experto en derecho comunitario cuestiona que los tratados europeos dejen de aplicarse de repente en el territorio que se independiza. Lo más razonable, por tanto, es la negociación. Cree que el estado matriz también debería participar con buena fe, cooperación y respeto mutuo . Y si hay acuerdo, Sir Edward sostiene que lo lógico sería modificar los tratados y no cerrar un nuevo acuerdo de adhesión a la UE.

El Tratado de Lisboa asume que la UE se funda sobre el respeto a la "dignidad humana", la "libertad" y la "democracia" ( artículo 2 ) .

Edward alega que, si una mayoría vota a favor de la independencia, "es difícil ver por qué estos valores fundamentales no deberían ser respetados". Subraya , además, la contradicción entre el hecho de que la UE abra las puertas a pequeñas naciones del centro y del este de Europa y las cierre de golpe a "aquellos que se consideran naciones sin estado en Europa occidental ". Señala igualmente que la independencia liga con el principio de subsidiariedad.

Ahora bien, Sir Edward diferencia los casos escocés y flamenco del catalán por el rechazo con que el gobierno español afronta las reivindicaciones independentistas con el amparo de la Constitución. Por ello, encuentra difícil encontrar una "solución aceptable" sobre la independencia de Catalunya sin "una negociación en la que la UE puede reclamar razonablemente tener un papel a jugar". Sir Edward participará el viernes en un debate organizado por DIPLOCAT y el European Institute de la University College London en la capital británica . Hablará de la permanencia en la UE del estado catalán con otros expertos en temas europeos.

AQUÍ EL ESTUDIO



EN FIN, ES COMO SI DAVID EDWARD LEYERA ESTE BLOG...

No hay comentarios :

Publicar un comentario