domingo, junio 17, 2018

La factura del despilfarro en España: cerca de 81.000 millones de euros en obras 'faraónicas' lideradas por el AVE inútil.

Nueve expertos de diversas universidades españolas han publicado el informe 'Aproximación a la Geografía del despilfarro en España: balance de las últimas dos décadas' en el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles.

Ver aquí el PDF entero:
http://www.age-geografia.es/ojs/index.php/bage/article/view/2628/2450

Otra cosa que nos dice el documento es que la productividad total de los factores en España no aumentó prácticamente nada durante los 15 años de fuerte expansión económica anteriores a la actual recesión. El crecimiento del PIB se debió exclusivamente a la acumulación de capital y al aumento del factor trabajo. O sea, no basta con invertir en I+D. También hay que asegurarse que la economía está capacitada para reasignar los factores de producción a sus usos más eficientes.



El documento de marras pretende servir como una  aproximación a la dimensión del despilfarro de recursos públicos en infraestructuras desde 1995 hasta la actualidad. "Despilfarro significa estrictamente falta de eficiencia", definen al asegurar que todo despilfarro público implica ineficiencias y sobrecostes, aunque puntualizan que hay que distinguir entre despilfarro y corrupción: "toda corrupción implica despilfarro pero no todo el despilfarro público es corrupción".


Así, se han analizado la inversión y los sobrecostes -con cantidades comprometidas superiores a los 10 millones de euros)- en infraestructuras "innecesarias" del Gobierno central (ferrocarriles, autopistas y autovías, puertos y aeropuertos, desaladoras...) y las "infraestructuras, proyectos, eventos e inversiones fallidas, vacías o infrautilizadas" acometidas por las administraciones autonómicas y locales (centros educativos, hospitales, equipamientos culturales o científicos, parques y ciudades temáticas o inversiones para acoger grandes eventos...), incluidas aquellas cofinanciados por la Unión Europeos. Según explican, aunque el despilfarro, como tal, "no se considera delito", sí que merece atención por su dimensión "(geo)política, económica, social, territorial y medioambiental".

En las dos últimas décadas calculan que las administraciones públicas han comprometido más de 81.000 millones de euros en infraestructuras innecesarias, abandonadas, infrautilizadas o mal programadas, "una cantidad que puede superar los 97.000 millones en un futuro próximo si se suman las obligaciones ya adquiridas". Estas cantidades son, a juicio de los expertos, "inferiores a las cantidades realmente malgastadas" porque solo se han seleccionado determinadas áreas; porque no se incluyen todos los "proyectos fallidos e inútiles" con presupuesto inferior a los 10 millones de euros, y porque hay compromisos de gasto público en "actuaciones innecesarias o con sobrecostes elevados, ya acabadas, que suponen en torno a 20.000 millones de euros adicionales en los próximos años".

El estudio considera que en el periodo 1985-1995 se "dilapidó" el equivalente al 5% del Producto Interior Bruto (PIB) español, mientras que en el periodo del boom económico o "década dorada" (1996-2007) esta cifra se disparó hasta el 20% del PIB. "No es posible determinar con exactitud el montante preciso de esta cantidad que es atribuible directamente a la corrupción", apuntan. Por lo que respecta a la "ineficiencia y despilfarro", desde el inicio de la cisis económica hasta ahora, las cifran en un 3% del PIB.

De estos cerca de 81.000 millones comprometidos "de forma inadecuada" en infraestructuras entre 1995 y 2016, más de la mitad (45,920 millones) corresponden a la Administración central, mientras que por comunidades, la Valenciana se sitúa en tercera posición (5.936 millones) por detrás de Catalunya (9.160 millones) y Madrid (7.723 millones). Hay que matizar que consideran la Línea 9 del metro de Barcelona como despilfarro...

Entre los ejemplos de despilfarro en las inversiones de la Administración General del Estado destaca la alta velocidad: "muchos de los proyectos acometidos, más allá de los casos de corrupción desvelados o desconocidos, no responden a los criterios de rentabilidad social exigibles". "Demasiadas estaciones millonarias, líneas cerradas, tramos abandonadas a mitad, líneas innecesarias, sobrecostes desproporcionados y desfases bajo sospecha", explican los expertos. Desde 1992 se han invertido 42.000 millones de euros en este tipo de infraestructuras de los que calculan que 26.240 millones se han despilfarrado debido a unas "perversiones" comunes a la hora de definir recorridos, emplazamientos de estaciones o los modelos de gestión.

En carreteras, los expertos calculan que se han producido sobrecostes por valor de 5.952,6 millones de euros. La mitad de esta cantidad corresponde a las carreteras radiales de Madrid, con ocho autopistas de peaje construidas a partir de 2000 (710 kilómetros en total) que desde 2012 presentan suspensión de pagos. En este sentido, recuerdan que el Tribunal de Cuentas Europeo, tras examinar 24 proyectos beneficiados con los fondos Feder, emitió un informe en el que hablaba de malas prácticas al no prestarse suficiente atención a la rentabilidad de los proyectos; presentar previsiones de tráfico sobreestimadas y elegir autopistas cuando este tipo de carretera no era la más adecuado, advirtiendo de un incremento del coste medio respecto al previsto en un 23%.

El informe alerta sobre la escasa rentabilidad de algunos de los aeropuertos construidos en los últimos años, con el riesgo de que algunas de estos aeródromos tengan que cerrar si no reciben ayudas públicas continuas. Un 28% de estas nuevas infraestructuras "no eran necesarias", la mayoría sufrió sobrecostes, algunos tenían un tamaño excesivo y las previsiones de pasajeros eran "excesivamente optimistas". En lo que a los puertos se refiere, llaman la atención sobre la gran inversión pública infrautilizada del puerto exterior de A Coruña o la ampliación del puerto del Musel en Gijón.




La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cifraba en 2015 el volumen de contratación pública en España en 194.000 millones de euros anuales, de los que estimaba un coste de 47.500 millones al año (un 4,5 % del PIB) en desviaciones al alza en contratos públicos. Los autores del informe consideran imprescindible "erradicar todo tipo de prácticas clientelares y trato de favor a determinados grupos de presión".

4 comentarios :

  1. Anónimo11:31 p. m.

    Nuevo Independentista 1-0: En España se ha quemado el dinero. Se ha tirado el dinero. Es una vergüenza lo que ha pasado. Cuando escucho hablar de malversación el 1-0, me entran escalofríos. Cuántos malversadores se han dado en España. No habrían cárceles suficientes. Los independentistas no han roto España. Lo han hecho los corruptos y los malversadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que en cualquier país se malgasta dinero, pero el caso de España es de récord mundial. La mayoría de los países malgastan SU dinero, pero España malgasta el de LOS DEMÁS. España no sólo malgasta el de Cataluña, si no el de la CE (Fondos europeos), pero ahora sobre todo el de todo el mundo mundial pidiendo prestado algo que no puede devolver.

      Se puede decir que España roba y malgasta a conciencia. Son ladrones. Pero sobre todo retrasados mentales, porque ese dinero que malgastan, bien invertido, podrían convertir a España en un país rico. Pero no quieren, porque los madrileños no saben crear riqueza, y para crear riqueza ese dinero que malgastan, tendría que invertirse en Cataluña, y eso es una cosa que jamás querrá un madrileño de mierda. Convertiría a Cataluña en muy poderosa, y eso es una cosa que jamás querrá un madrileño de mierda. Y sobre todo, que se notaría enormemente que el resto de España es una mierda, y el resto de los españoles son una mierda, empezando por los madrileños. Por eso hacen lo que hacen. Primero, robando a lo bestia a todos los catalanes para que no puedan crecer. Segundo para que el resto de España no sea un país subdesarrollado. Y lo tercero, y muy importante, que eso que se malgasta acabe en Madrid. Si hacen una autovía en Extremadura, en realidad el beneficio es para los constructores madrileños, porque en un territorio sin tráfico, da igual si tienes una carretera de un sólo carril, o una autovía de 8 carriles. Pero el beneficio es para el que ha hecho y mantiene la autovía, y es mayor si tiene muchos carriles, que una carretera de un sólo carril. Madrid no gasta un euro en el resto de España si no se lleva su parte. En el resto de España menos AVEs, menos subvenciones, y menos PERs, y más educación para que sepan crear riqueza. Y que aprendan de los catalanes (O de los alemanes, o los japoneses, o los coreanos, o de donde sea, menos de los madrileños de mierda, que es sólo saben de dar pelotazos, y arruinar a un país que podría ser rico). Pero los madrileños jamás iban a permitirlo. Los madrileños necesitan retrasados mentales para poder mangonearlos. Porque si fueran inteligentes, verían que Madrid es un cáncer y sólo vive de chupar la sangre de todos los españoles. Porque roban su futuro.

      Eliminar
  2. ᵒʳᶜ11:33 p. m.

    I per això a les televisions espanyoles diuen gent com els de Podemos que cal acollir 5 milions d'immigrants africans, perquè amb tot aquest malbaratament incommensurable sense aturador que ha perpetrat l'estat espanyol durant aquests últims anys, no només no hi haurà pensions ni cap prestació social, és que a dia d'avui l'estat espanyol te el deute més gran de la història d'espanya.

    No podem romandre a espanya enganyats pels líders d'aquest manicomi ni un minut més.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:33 p. m.

    Nuevo Independentista 1-0: Rebuscando en las hemerotecas. La Sentencia de la Gurtel es reciente pero otras no se deben olvidar.

    https://www.elplural.com/2014/04/26/aznar-pierde-su-demanda-contra-el-pais-el-expresidente-si-cobro-sobresueldos

    ResponderEliminar