miércoles, junio 13, 2018

Corrupción de Estado: Máximo Huerta defraudó 218.322 euros cuando trabajaba de tertuliano con Ana Rosa Quintana.

Una porquera siempre será una porquera.

Solo a un país inventado que no cree en sí mismo se le ocurre poner de Ministro a alguien que tuvo problemas con Hacienda, perdón (nada da problemas), a alguien que no quería pagar impuestos y no contribuir con ello a su Educación o a su Sanidad, querido lector.

Este golfo del pasado, lo ha metido Pedro Sánchez de ministro de Cultura... Sí, la cultura del pelotazo...

Vaya putiferio el programa de Ana Rosa: nadie quiere pagar los impuestos que les toca y la presentadora con su sicav retribuyendo al 1%...


No hay comentarios :

Publicar un comentario