viernes, octubre 05, 2018

Ni el ABC ni el Faro de Vigo quieren comprar ya El Periódico de Catalunya.

Las negociaciones para la venta del Grupo Zeta pasan por uno de sus momentos más complicados. Si bien es cierto que durante el verano, han sido varias compañías las que se han interesado por la compra de Zeta, las altas expectativas económicas exigidas por Asensio han complicado de manera casi irreversible su venta.

Si varios meses atrás era el grupo Prensa Ibérica (La Nueva España, Levante, Faro de Vigo, ...) quien mostraba sus reticencias a la compra de Zeta, ahora es Vocento (ABC, El Correo, ...) el que se ha levantado de la mesa de negociación. Según parece, el amigo del rey, Antonio Asensio, se ha excedido en la cuantía económica: 50 millones de euros...



A pesar de que el Grupo Zeta podría vender únicamente parte de sus activos, la realidad es que Antonio Asensio quiere lograr una venta total del grupo, incluyendo en un pack todas sus cabeceras. Esto supone que el grupo que acepte la oferta que la dirección de Zeta tiene en mente, comprará el diario deportivo Sport, El Periódico de Catalunya así como seis diarios regionales y doce revistas (Woman, Primera Línea, ...).

Es curioso que al único que ha mostrado interés de verdad no se lo quieran vender. Se trata de de Jaume Roures (Mediapro). Hay que recordar que el empresario catalán ya tuvo una aventura con el papel (Público).


Asensio prometió que El Periódico nunca sería un diario catalanista.

3 comentarios :

  1. Anónimo1:24 p. m.

    Sino es rentable, se liquida y ya está... además las ventas han ido cayendo cayendo y cayendo...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:10 p. m.

    Es lo que tiene ser el prabda de CS y el periódico oficial de tabarnazi.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:17 a. m.

    Ese chiringuito ruinoso sera mantenido con vida por el poder factico español mientras crea que le es util en su lucha contra Catalunya. El dia que ya no lo necesiten, lo dejaran caer y todos a la calle.
    Pobre Antonio Asensio (padre), suerte que ya no puede ver en lo que ha convertido el tarugo de su hijo lo que tanto le costo construir.

    ResponderEliminar