domingo, octubre 18, 2015

El gobierno español ha obligado a recortar a las comunidades pero no a los ministerios de Madrid.

Hay mucho analfabeto funcional (y con cargo) que dice que las "retallades" las ha hecho Artur Mas...
Mentira, la Generalitat solo recibe en forma de transferencias el 60% de lo que los catalanes pagamos.

El ejecutivo español y los ministerios de Madrid se han pasado los recortes y el déficit por el forro. Todo el trabajo lo han hechos las comunidades y los municipios. Madrid ha enviado menos dinero a las regiones y han sido estas las que se han tenido que apañar con lo que la capital les enviaba. Y asumir el desgaste político...

Además, el gobierno español no ha recortado nada y eso que no tienen las competencias más caras (sanidad, educación, servicos sociales, cultura...).

Es tan porno que, la subida del IVA, ese 3 % de más, el ejecutivo español no lo ha repartido entre las comunidades... Es mentira eso que el gobierno estatal se queda el 50% del IVA y el otro 50% lo reparte entre todas las comunidades. O sea, desde el 2012, del 21% actual, Madrid se queda el 12% y el resto de comunidades el 9%, que es lo mismo que el 57% para España y el 43% para las autonomías.
Dicho de otra manera, cuando se subió el IVA del 18% al 21%, ese 3 % de incremento ha sido totalmente para el gobierno central. 

Y cuidado, en el 2016 volverán a subirlo al 23% y harán lo mismo...
Incrementando todavía más el expolio...
Ya ven, pagamos un 3% más de todo para mantener los ministerios de Madrid. 



NOTICIA:
La disciplina fiscal y la reducción del gasto han sido dos mantras repetidos hasta la saciedad por el actual gobierno español. Haber sido capaces de contener el déficit es, aseguran una gran victoria para la sostenibilidad de la economía. Y es cierto que el déficit se ha reducido, pero, según los datos de la misma Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), el gobierno central es la única administración con gasto discrecional (es decir, que puede decidir, según sus políticas, cuánto dinero se gasta) que ha incrementado el gasto desde 2010. El resto -comunidades autónomas y ayuntamientos- la han reducido de manera muy destacada en este periodo de estrecheces económicas.

En concreto, según estas cifras, el gobierno español ha pasado de gastarse 102.066 millones de euros en 2010 a desembolsar 104.513 en 2014 si se descuentan las transferencias a otras administraciones. Es decir, teniendo en cuenta sólo el gasto directo en políticas públicas y no lo que se paga a la Seguridad Social para compensar el agujero de las pensiones o la insuficiencia de las cotizaciones para pagar las pensiones de paro, el gobierno español no sólo no ha hecho los deberes en materia de reducción del gasto, sino que ha seguido aumentándola. Y, de hecho, este incremento, del 2,4%, es un marco mínimo, porque está calculado sin tener en cuenta los intereses de la deuda de otras administraciones que ha tenido que pagar en casos como el de las comunidades, a las que hace de intermediario para que puedan endeudarse. Si no se tiene en cuenta lo que estas administraciones acaban devolviendo -cantidad que no se puede calcularse, el incremento del gasto del gobierno español llega al 5,4%. La cifra real, por tanto, está en un punto intermedio entre estas dos.

Sea como sea, el dato contrasta de manera muy contundente con la del resto de administraciones, dejando de lado la Seguridad Social, que no tiene capacidad para decidir sobre su gasto y, además, tiene una lógica anticíclica (cuanto más parados , más gasto) y muy poco flexible. En el mismo periodo que el Estado gastó entre un 2,4% y un 5,4% más, las comunidades autónomas redujeron el total de los gastos en un 14%, al pasar de los 173.722 millones de 2010 a los 149.476 de la año pasado. Pero las que más trabajo hicieron fueron las corporaciones locales: los ayuntamientos redujeron su gasto en un 21,4%, de 65.735 millones de euros a 51.684. La Seguridad Social, que tiene los condicionantes explicados anteriormente, también aumentó el gasto, en su caso un 3,8%, de los 151.583 millones hasta los 157.368. Todo ello sirvió para que el conjunto de las administraciones públicas redujeran en efecto su gasto, desde los 493.106 millones de euros hasta los 463.041, un 6,1% menos, que recayó íntegramente sobre las administraciones autonómicas y locales.

Ingresos y deuda

¿Cómo redujo entonces el déficit la administración central? A través, básicamente, de los ingresos, y también de la reducción de los intereses que paga por financiarse. Mientras las comunidades autónomas se han visto obligadas a aplicar duros recortes para cumplir los objetivos de déficit -tachados por la Generalitat directamente de ilegales al considerar que no están bien repartidos entre los diferentes niveles de la administración- el gobierno español ha podido subir impuestos sin tocar las partidas de gasto, y así ir reduciendo el desequilibrio presupuestario. El ritmo de reducción, sin embargo, también ha sido inferior al de las administraciones territoriales.

Por ejemplo, la subida del IVA de 2012, una de las primeras medidas impulsadas por el gobierno de Mariano Rajoy para combatir la crisis, reportó 8.000 millones adicionales a las arcas del Estado. Este dinero, además, no fueron repartidos con las comunidades autónomas, aunque tienen cedido la mitad del tributo, porque se incluyó una cláusula que permitía restar este incremento del modelo de financiación, según indican fuentes del departamento de Economía. Mientras tanto, muchos de los tributos que intentaban aprobar los gobiernos autonómicos eran recorridos por el Ejecutivo de Mariano Rajoy ante el Tribunal Constitucional, lo que dejaba poco margen para la vía de los ingresos a las autonomías y las obligaba a recortar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...